Web oficial del Club Deportivo El Ejido 2012
Artículo de opinión por Dani Martínez

Artículo de opinión por Dani Martínez

| cdelejido

Domingo, cinco de la tarde (horario con sabor a puro fútbol), nada menos que en el Estadio Municipal de Santo Domingo, se cumplirá el primer cuarto del campeonato. Mi optimismo innato me hace pensar en una Liga de 38 jornadas y 2 partidos que nos devuelvan al fútbol de bronce como campeones de grupo, ¿qué le vamos a hacer?

Se cumple la cuarta parte del campeonato, como explicaba, y se hace en casa. Buena oportunidad esta última semana de octubre y primera de noviembre para presenciar en dos ocasiones a nuestro equipo del alma sin necesidad de desplazarnos. Cosas del calendario…

Pintaban bastos durante el verano, descenso mediante, espantá vergonzosa, y con la sensación de que mucho habría que remar, muchísimo, para enderezar el rumbo de una nave que había hecho aguas por todos los sitios que era posible que lo hiciese…

Pero siempre hay alguien dispuesto a remar, y es que el fútbol va de la mano de los sentimientos, y cuando se pone el corazón en las cosas… No puede sino salir bien.

Y se confecciona un equipo partiendo totalmente de cero. Y el aficionado tiene ese runrún, esa desconfianza hacia lo desconocido, y ese escozor de un descenso demasiado reciente.  Y el equipo trabaja.

Y se disputa la pretemporada con una plantilla en plena recomposición, y el aficionado piensa que no está tan mal. Pero desconfía, motivos tiene, y el equipo… Trabaja.

Y empieza el campeonato, y la victoria llega por la mínima, y la plantilla sigue incompleta… Ciertos sectores, convencidos de que hay que dar mucho más, se muestran incorfomistas… Y el equipo, trabaja.

Y llega la primera salida, y con ella la primera derrota. Las voces críticas (muy optimistas siempre, más que yo, pensando que la condición de recién descendido te obliga a dar un paseo militar en todos los campos) aumentan. Pero aún hay gente que sigue confiando. Y el equipo… Trabaja.

Y llegamos a adelantarnos ante nuestro público en la siguiente jornada, y se reciben 3 goles inmediatamente después… ¿Bajar la cabeza? Confianza y trabajo. Y se rescata un punto. El equipo… Trabaja.

Y llega una de las salidas más duras, y de buenas a primeras, vuelves a encajar 3 goles… ¿Desánimo? Trabajo. Y se recupera un nuevo punto… La voz crítica no sabe si desparramar o alegrarse por la capacidad de reacción. ¿Y el equipo? Trabaja.

Y victoria por la mínima, y empate con sabor agridulce, y victoria por la mínima… No llega ese puñetazo sobre la mesa. Pues críticas, claro… ¿Qué hace el equipo? Trabaja.

Y de nuevo el caprichoso calendario nos quiere zancadillear, y nos coloca dos salidas consecutivas, un derby, y visita al líder invicto del campeonato. ¿Y el equipo?

Y el equipo, que siempre ha seguido trabajando, y que fíjese usted, empiezan a conocerse de memoria jugadores que nunca habían coincidido… Finaliza el derby con una afición entregada (gracias, mil gracias) celebrando cuatro goles. Y trabaja. Y visita Linarejos, y consigue lo que nadie había conseguido. Y la afición… Se entrega a su equipo, vibra con la victoria, se consigue esa comunión con el equipo.

Y llegamos a la cuarta parte de la competición. Y si usted aún no ha vibrado con el ímpetu de su equipo, si no ha visto a Godino o a Ernesto dejar su portería a cero, si no ha visto a  nuestros laterales (Palomeque, Egoitz, Dani, José Antonio) dejar hasta la última gota de sudor cabalgando la banda cuando el cuerpo ya dijo basta hace rato, si no ha visto a nuestros centrales (Carmona, Mora, Cristian, Javi) partirse la cara en cada disputa de balón, si no han visto a nuestros mediocentros (Joya, Álex, José Carlos, Ivi) tocarla, y tocarla, hasta el momento oportuno, si no ha visto a nuestros extremos (Juan Carlos, Juanje, Óscar, Verdú) correr hasta la extenuación desbordando, y filtrando, y asistiendo, si no ha visto a nuestros mediapuntas (Diego, Alberto, Juanmi) presionar al portero en el último minuto de encuentro y con el marcador favorable, a nuestros delanteros (Falu, Sanchi, Vicario) rematar lo irrematable… Usted aún no ha disfrutado con su equipo.
Le recomendaría que no dejase de hacerlo…

Noticias relacionadas…