La plantilla celeste a mantener vivas sus opciones de salvación frente al Almería B

 

Las opciones de salvación para el Club Deportivo El Ejido, pasan por recuperar el camino de la victoria el domingo frente al Almería B a partir de las 18 horas. En el vestuario del estadio municipal de Santo Domingo, los jugadores saben que no hay margen de error y que en juego está mantener la posibilidad de permanecer aunque necesita también que los resultados de sus rivales directos le favorezcan.

El atacante coreano KIu, manifestaba este miércoles que en el equipo celeste, “estamos fastidiados por la última derrota, pero ahora frente al Almería B tenemos que darlo todo y a ver si podemos ganar en este último partido en casa. Nuestra situación es muy complicada, pero estamos obligados a sacar los tres puntos y esperar luego los resultados de los rivales. Tenemos que estar muy preparados para ganar este partido”.

KIu se lesionó en Cartagena y está ya, “recuperado para estar al cien por cien. Sufrí un pequeño pinchazo en el soleo, pero han sido sólo dos semanas y este lunes ya trabajé con el grupo para ayudar al equipo a sumar la victoria. Todos en el club estamos afectados, pero tenemos que ganar en esta jornada y la última, y esperar la ayuda de los rivales”.

Del Almería B recuerda que, ” desde los 15 años estuve allí, pero sólo conozco algunos jugadores como el portero Batalla o Callejón, y algunos canteranos. Nos da igual el rival, porque nuestra posición es complicada y no queremos dejar escapar el porcentaje que tenemos de salvarnos. Tenemos que prepararnos, sí o sí ganar los puntos y si ahí que jugar el play out afrontarlo. Lo siento mucho por no poder darlo todo por mi lesión, y voy a pelear en estos dos partidos”.

Recordar que para este encuentro el equipo técnico no podrá contar con Molo y Samu Corral que han sido sancionados con un partido por el Comité de Competición, aunque Jordan Sebban y Kiu siguen evolucionando y esperan estar disponibles. El encuentro será dirigido por el colegiado valenciano Carlos Alberto Carbonell Hernández.