A seguir la senda victoriosa

En El Ejido la afición sólo habla de ganar el domingo a la Real Balompédica Linense a partir de las 12 del mediodía. El objetivo es encadenar dos victorias consecutivas en siete días, algo parecido que se logró en la última jornada de la primera vuelta y al inicio del 2.018 tras imponerse a Las Palmas Atlético y al Jumilla, respectivamente, pero es la primera vez en la temporada 2017-18 que el Club Deportivo El Ejido puede lograr una segunda victoria en una semana, motivado porque no se había logrado ganar hasta el pasado fin de semana lejos del estadio municipal. Poco a poco, los celestes van superando adversidades porque no encajar gol también es un avance para el combinado ejidense que este viernes continuará con su preparación que culminará en la mañana del próximo sábado, donde se podría hablar de un ensayo del choque a 24 horas de celebrarse.

Además el plantel sigue recuperando efectivos, y el granadino Echu ya entrena con normalidad con el grupo. Sólo faltará el malagueño Álvaro Ocaña, que a pesar de no poder jugar la segunda parte en Lorca, el alcance de sus molestias musculares no revisten mayor gravedad. ” Después de la ecografía y la resonancia magnética se confirma que no hay rotura en el cuádriceps. Sobre la cicatriz de la rotura fibrilar que sufrí, aparece un edema, un poco de líquido y por tanto son dos semanas de recuperación y espero estar para principio de marzo”, comentaba el lateral zurdo malagueño.

El plantel está muy motivado, pero es muy consciente que la victoria será muy complicada como ante cualquier rival, al igual que consideran los enemigos que sorprender al CD El Ejido en su terreno de juego es una tarea nada asequible. Se espera una de la mejoras entradas de público, después de la iniciativa del club de regalar dos entradas a cada abonado. Será el tercer encuentro del campeonato ante su afición en la mañana dominical. Las estadísticas están a favor de los ejidenses tras superar al filial de la UD Las Palmas y al Melilla. Alberto González explicará en la habitual rueda de prensa de los viernes, el buen estado anímico que atraviesa el colectivo tras frenar la mala racha en Lorca.